La Municipalidad de Las Heras, a través del decreto 3027, declaró de interés municipal. el Día de la Tonada Cuyana, que se conmemora el 23 de diciembre, en homenaje al natalicio de don Hilario Cuadros.

 

De acuerdo al decreto Provincial Nº 5499/1960,  se ha instituido la mencionada fecha como Día de la Tonada Cuyana, en homenaje al destacado  artista. Así mismo, la ley provincial 715, promueve que este día se declare a nivel nacional.

Este artista mendocino, se dio la tarea de luchar por la música cuyana y defendió con patriotismo las tradiciones de nuestra patria.

El cantor apasionado por la gesta San Martiniana trabajó con poetas y escritores como Julio Quintanilla, Alfredo Bufano, Evaristo Frantantoni, Ricardo Tudela, Ortiz Araya, Buenaventura Luna, Rubén Segura, entre otros.

De esta manera, al declararse de interés municipal este día, el Departamento Ejecutivo a través de la Dirección de Cultura, incluirá en su agenda cultural el cancionero cuyano con tonadas, cuecas, gatos, valsecitos criollos, entre otras expresiones cuyanas.

Vida y Obra:

 

Hilario Cuadros fue un poeta, cantante y folklorista argentino, uno de los principales referentes del folklore cuyano. Nació el 23 de diciembre de 1902 en Pedro Molina, Guaymallén, Provincia de Mendoza, Argentina y falleció el 8 de diciembre de 1956, en Villa del Parque, Ciudad de Buenos Aires, Argentina.

Nació en la Media Luna (actual Pedro Molina) de Guaymallén, hijo de Anselmo Cuadros, chileno dueño de un almacén de ramos generales y de Carlota Romero. Ambos cultivaban el gusto por el canto y la música, y por tanto Hilario tuvo ejemplo y formación musical prácticamente desde su cuna.

Aproximadamente a los tres años sus padres dejan la casa de la Calle Larga (aún hoy la calle principal de Pedro Molina, que actualmente lleva también el nombre del gobernador mendocino), su familia se traslada a San José, a una casona de adobes en la calle Cañadita Alegre 42, que fue demolida aproximadamente en 1995 por su mal estado de conservación. Frente a este sitio (hoy ocupado por una estación de servicio para automóviles), se encuentra una plazoleta en donde se le rinde tributo al músico mediante u Ya de joven formó dúo con su hermano Guillermo, con quien interpretaba música popular cuyana. En ésa época surge su apodo de el chileno. A mediados de la década de 1920 conoció al músico sanjuanino Domingo Morales, formando el dúo Cuadros - Morales. En ésta época el periodista Ernesto Fluixá le daría un nuevo apodo a Hilario, al llamarlo el Caballero de la Tradición. Su principal repertorio en estas épocas se basaba en las tonadas cuyanas, algunos gatos, cuecas cuyanas, y otros ritmos típicos de la zona.

En 1928 Cuadros y Morales arriban a Buenos Aires y en 1931 agregan al conjunto a Alberto Quini y Roberto Puccio, nombrando el mismo como Guaymallén pero al poco tiempo deciden utilizar el nombre de Los Trovadores de Cuyo que les había dado la prensa mendocina con ocasión de informar sobre su viaje a Buenos Aires, el cual ya no abandonarían. Ya en ésta época actuaban con considerable éxito de crítica y público, compartiendo escenarios con grandes artistas del momento, como Manuel Acosta Villafañe, Buenaventura Luna, y el intérprete y compositor paraguayo Félix Pérez Cardozo, con quien compusieron y tocaron juntos, incorporando en sus interpretaciones instrumentos muy disímiles en su origen como el arpa paraguaya y el requinto cuyano, que era muy poco conocido incluso en el ambiente folklórico argentino.

Algunos de sus amigos, también comprometidos con la difusión del folklore cuyano fueron el maestro Alberto Rodríguez, importante pianista y compilador del Cancionero Cuyano, Félix Dardo Palorma, Carlos Montbrun Ocampo, Alfredo Alonso, José Zabala, y Rafael Arancibia Laborda.

Cuadros compuso e interpretó además obras de otros estilos folklóricos e incluso de estilos tradicionales de otros países latinoamericanos, como pasillos colombianos, bambucos o cieguitos. A lo largo de más de dos décadas el grupo recorrió toda la Argentina, Chile, Perú y Ecuador. En Colombia aún hoy son muy populares sus obras.

La temática principal de las canciones más conocidas de Hilario Cuadros (y los Trovadores de Cuyo, grupo que dirigió y en el que participó desde su formación hasta su deceso) se inclinaba a rescatar los valores históricos como la Gesta Sanmartiniana, temas religiosos populares, amorosos y de costumbres y paisajes cuyanos.